Blogia
Sabanilla

Cuba

FERNANDO GONZÁLEZ, EL HÉROE, EN CUBA

Fernando González saluda a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, 28 de febrero de 2014. Foto: Estudios Revolución

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

Foto de Cubadebate

 

Fernando González, uno de los Cinco Héroes, acaba de ser puesto en libertad luego de cumplir hasta el último día la condena impuesta por un espionaje que no hizo, pero no fue libre hasta que pisó tierra cubana,  porque las esposas se las quitaron sólo cuando tocó pista el avión que lo trajo deportado.

 

Regresó digno, virtuoso y gigante en su pequeña estatura, porque no quebraron su voluntad de resistencia las tantas veces que lo llevaron al hueco los carceleros y políticos de Estados Unidos, ni la grave injusticia de hacer orgía criminal los que pagaron para aumentar las agravantes rebuscadas, al punto de violar las enmiendas de la Constitución de los Estados Unidos.

 

Lo peor de todo fue que era a conciencia que se cometían por desalmados injustos, en acción de verdadera vendetta política porque los revolucionarios agentes cubanos antiterroristas debían pagar caro, hasta con el uso de la mentira la osadía de haber penetrado los grupos fascistas de la Florida.

 

Pero más graves aún fue que la fiscalía puso en libertad a Fernando sin haber hecho el menor gesto de reconocimiento de las tantas irregularidades que políticos, periodistas, fiscales y jueces cometieron en virtud de que eran cubanos leales a la Revolución, a su pueblo, a Fidel y al Partido, en fin, eran comunistas que hasta la vida la pusieron en riesgo cumpliendo la misión de proteger a su país del terrorismo.

 

Terrorismo que se ha institucionalizado  en Estado Unidos, por ser de naturaleza anticubana, del que no afecta a la sociedad norteamericana, y claro, ese es el terrorismo malo, y ahí es donde está la baja moral ética, si acaso la tuviera ese gobierno, porque la desfachatez con que el FBI traicionó a Cuba en el tratamiento secreto a las bandas anticubanas y fascistas de Miami, echa por tierra cualquier aseveración de ser portadores de la menor dignidad y seriedad en  sus relaciones internacionales.

 

Mucho hubiera ganado el gobierno de Obama atendiendo al clamor de justicia que decenas de países y cientos de organizaciones de solidaridad con los Cinco Héroes Cubanos, emitían en favor de la libertad de René González, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Fernando González  que trabajaron por el pueblo norteamericano, no lo puso en peligro, no conspiró contra las instituciones y su gobierno, y por tanto no fueron espías y sí inocentes de las tantas mentiras imputadas para las acusaciones ignominiosas vertidas en el proceso,  al extremo de que periodistas mercenarios cobraron cientos de miles de dólares por su labor anticubana., ¡ y los pagó el gobierno  norteamericano!

 

Pero, bien, ellos saldrán, volverán a la Patria, todos, si ningún tipo de gratitud a ese gobierno, cuya esencia   es esa,  la de la injusticia más bestial que se ha haya conocido sobre la tierra.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TODAS LAS REPÚBLICAS ACUDIERON

 

 

 

Por Ulises Espinos Núñez

ulisesen@enet.cu

 

Nuestras Repúblicas dolorosas de América, al decir de José Martí, ya no lo son tanto, porque un aldabonazo independentistas y unitario, acaban de separarla institucionalmente del imperio yanqui, no por chovinismo latinocaribeño, sino por necesidad histórica de la convicción de que quieren dejar de ser la tierra que sus gobernantes y soberbios conquistadores la tuvieron por siglos como su

Pedestal, y de que las espaldas indias y criollas siguieran desdobladas en escalones para ascender a la esclavitud moderna que impuso el capital.

 

Desde Miranda y Bolívar hasta Fidel Castro y Chávez, Nuestra América debía salvarse con sus indios, e impedir que el gigante que lleva todavía botas de siete leguas terminara por aplastar a todos definitivamente, como pretendió cuando apadrinó tiranías tempranas y tardías, ante las cuales no hizo gesto mínimamente solidario por proteger a las naciones sureñas, que siempre le fueron ajenas, tal como se portó cuando Inglaterra enfrentó a la Argentina por sus colonias en Las Malvinas.

 

Todo lo malo en el Sur siempre ha venido del Norte, primero por la apetencia y voracidad sobre sus tierras y recursos naturales, incluso hasta por la sana mansedumbre de los indios como fuerza de trabajo barata, reflejo del desden del vecino formidable qque no la conocía, al decir del Apóstol cubano, lo cual era el peligro mayor para América, y aunque ya no es tanto así, la amenaza es latente, no ha dejado de existi, incluso ahora es mayor, porque por lo contrario la conoce de otra manera en que ella se muestra libre, soberana y unida.

 

Y ese peligro para Améra Latina y el Caribe tiene cortos caminos para la       inminencia, porque si por un lado Estados Unidos no puede lanzar impunemente sus tropas y Armada aeronaval porque la resistencia sería global en esta región, sí puede como ya otras veces, fomentar la oposición a los cambios, revertir realidades, diseñar lacayos, y comprar traidores para crear tiranos,  que de esos nunca faltan.

 

El riesgo, la amenaza, los peligros son ciertos, la historia reciente en Honduras y el Paraguay, son botón de muestra, pero Nuestra América y el Caribe ya cambiaron lo suficiente como para institucionalizar su unidad política, económica y cultural, para ya no ser más patio trasero ni que le inyecte el odio entre las razas, porque no hay razas, como apuntó el Héroe cubano, que junto a  Bolívar y otros próceres acompañaron a los 33 mandatarios que acudieron sa la convocaron cubana para la Cumbre de la CELAC en La Habana.

 

Los documentos aprobados por los gobernantes de Latinoamérica del Caribe fueron concebidos para instituirse como una comunidad sin tutores dominantes, protegerse de las apetencias extraregionales, crear herramientas y políticas de seguridad, desarrollo, igualdad, y eso es consecuencia de que Fidel  Castro y Hugo Chávez encontraron los caminos bolivarianos y martianos, que estaban perdidos hace 200 años, y por los rostros alegres y satisfechos de de todos, esta cita fue tanto histórica como exitosa.

 

Los discursos de los dignatarios, las declaraciones a la prensa internacional, ahora vendrá la práctica de esas políticas que avanzarán en varias direcciones de encuentro para elevar a lo más alto el bienestar y la felicidad de  nuestros pueblos hermanos con libertad, soberanía e independencia, y como ese era el propósito logrado para el futuro inmediato, habría que decir  a los libertadores: ninguna República faltó a Cumbre.

 

 

 

 

Yoani Sánchez, por excepción cero a la derecha

 

 

Por Ulises Espinosa Núñeulisesen@enet.cu

 

Yoani Sánchez, es el nombre de una mujer tarifada que le ha puesto precio a su palabra, no porque diga verdades, sino por ponerla al servicio de la contrarrevolución cubano extranjera que puede estar en Miami, Nueva Jersy, en Madrid o Praga, y dársela en bandejas de papel verde que llegan de buena parte de Estados Unidos; hablar de Cuba es un negocio rentable.

 

Hay mujeres que se prostituyen vendiendo su cuerpo al goce masculino, pero otras lo son por vender su verbo, su dignidad, la honradez y este es el caso, no para solventar carencias económicas suyas y de la familia, sino para complacer el encargo estatal yanqui, y tal vez a ello se deba que sin brillo literario sea gratificada con premios que ella sabe no merecer, talentosamente, como Barack Obama, que sin nada de buena gente recibió con asombro el Nobel de la Paz, con guerra o amenazando con ella.   

 

El encargo estatal norteamericano es ese, rajarle el pellejo a Cuba y a su pueblo, porque bien sabe esta distinguida bloguera de la disidencia que en su país, sin el pueblo no pudiera haber revolución socialista hace 55 años, aunque ya estoy convencido que este dejó de ser su país, porque reniega de él, y si sigue radicando aquí es porque los dividendos son jugosos, aunque no le sirvan para pagar muchos beneficios y servicios del Estado, porque son gratuitos la salud, la educación, la enseñanza artístico cultural, la práctica deportiva; esos servicios no se pagan como la palabra suya.

 

Para lo único que le puede servir lo que gana al servicio de los enemigos extranjeros es para vilipendiar sin ecos multiplicadores, como le ocurre a los papagayos de “Radio y TV Martí”, o para seguir recibiendo su salario oficial o hacer algún gesto caritativo con aquellos que están dispuestos a lograr alguna pepita de El Dorado, aunque para ello tengan que hacer huelgas de hambre, pasarse por inválidos como el seudo Armando Valladares, que no era ni poeta ni discapacitado o como las llamadas Damas de Blanco, andando calles a la espera de que les lleguen sus cheques por el servicio que venden.

 

En la Constitución Socialista cubana reza a modo de excergo el proyecto martiano cuando reclamó que “Yo quiero que la Ley primera de la República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre” y se cumplió, pero claro, ese culto era también para la dignidad de Yoani Sánchez, mas no lo aceptó, porque la perdió en las relaciones mercantiles que la Oficina de Intereses de El Malecón instaló para convocar a los tarifados.

 

A esta mercancía de marca “Sánchez” o Made in USA nadie le presta interés por creerla de dudosa calidad, pues a saber la suponen fraudulenta como la ilegítima Havana Club que vende la Bacardí, y los que la compran son aquellos que como ella se creen sus propias mentiras desesperadas que se dicen de la Cuba de Fidel Castro, en la que sí confían millones de personas con dignidad en el mundo.

 

La verdad de  mi país es inexorable, y no la exportamos con campañas, sino con el ejemplo de su humanismo revolucionario, socialista,  solidario e internacionalista del que tienen pruebas decenas de países de África, Asia y América Latina y el Caribe, región esta última de la cual se darán cita sus jefes de Estado o Gobierno en la Cumbre de la CELAC a fines de este mes en La Habana, Estados Unidos no lo podrá impedir.

 

NUESTRAS RAZONES DE CUBA

 

 

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

En cualquier lugar de Cuba se crea rápidamente un conflicto, cuando algún padre o vecino, de no se sabe qué poblado, descubren que un niño no había sido ubicado en una escuela primaria para iniciar el preescolar,  es decir la enseñanza anterior al primer grado, siempre por alguna negligencia docente-administrativa, como hace poco pude constatar en una queja publicada por el periódico Granma, órgano del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

 

Hubo irresponsabilidad, es cierto, porque según el periodista que atendió la queja y la respuesta, así lo expresó en su criterio, y eso dice cuánto pragmatismo y libertad expresa la prensa cubana, sin embargo, lo más importante que hay en el hecho es la verdad de que la atención multilateral al niño cubano hasta su juventud constituye una política estatal subrayada en la Constitución de la República.

 

Haced poco, unos días nada más, el Periódico Juventud Rebelde, de la Unión de Jóvenes Comunistas, reflejaba la excepcionalidad que constituye en Cuba la ocurrencia de una violación, una acto lascivo a un menor, o maltrato físico, porque en ese las leyes revolucionarias cubanas son irremediablemente radicales, porque los niños acá son el tesoro más preciado de la Patria.

 

Y es por los cubanos y el país trabajan para concretar ese principio en una realidad palpable del cual la educación multigrado general integral es un pequeño botón de pruebas, aunque el hecho de que un niño no haya matriculado por irresponsabilidad de alguien genera una batalla de cuestionamiento y sanciones en la que hasta el presidente de la República, o el ministro de Educación, pueden intervenir exigiendo respuestas.

 

Digo pequeño botón de muestra porque la atención al niño cubano se aprecia en la garantía de su vida al nacer sano y fuerte, y para ello está el Programa Materno Infantil que se empieza a concretar en la orientación especializada a la juventud de los actos de prevención de los embarazos indeseados, la protección de enfermedades venéreas, contra el SIDA, entre otros de la promoción de salud por el bien común.

 

Pero cuando una muchacha declara estar encinta hay mismo comienza por los médicos y enfermeras de la comunidad la captación, el arreglo de la documentación, y el seguimiento a todo el proceso prenatal, en el que se registran infinidad de datos de la madre y el padre, herencia patológica y genética,  el pesaje, alimentación, dieta a consumir, y medicamentos a tomar, para evitar causas que pudieran ser irreversibles.

Eso es desde las dos, tres a cuatro semanas, hasta el nacimiento, que debe producirse con garantía de cuna, canastilla,  licencia laboral retribuida para un año de custodio maternal a la criatura, hasta que ella pueda reincorporarse al trabajo, y probabilidades de obtener otras licencias para atender al niño por alguna enfermedad, sin riesgos a perder su trabajo.

El niño en Cuba al nacer ya tiene garantizada una expectativa de vida superior a los 78 años de edad, y  no sólo eso, sino que se inicia el segundo proceso, el postnatal, que es como un reinicio con él, similar al de la madre en el prenatal, esta vez con pesaje a él, medidas biométricas, seguimiento del crecimiento corporal y craneal, las vacunas, hasta que corra, y más tarde la posibilidad de que inicie en el aprendizaje a través de las vías no formales desde los tres o cuatro años, hasta que matricule en el preescolar , y siga luego en los grados ulteriores hasta la universidad.

 Pero ese niños, que sin dudas vestirá uniforme escolar y no tendrá que ir a los basureros a buscarse la vida, tendrá garantías de empleo y de realización cultural o el deporte, todo gratuito en esta Cuba vilipendiada por las que la odian debido a estos malos ejemplos, y esas son nuestras razones por las cuales seguimos resistiendo el  bloqueo  norteamericano, y hacemos reformas revolucionarias para que los niños cubanos no pierdan todos sus derechos.

 

 

CUBA ES UN BASTIÓN

 

 Ejercicio Estratégico Bastión 2009

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

Hace mucho tiempo que Cuba, si no es por las armas, sí por la fuerza y voluntad de su pueblo es inexpugnable, porque ha estado desde hace más de medio siglo dispuesta a combatir en masa por presentar su bienestar político, social y económico, y por ello nunca ha sido indiferente a las amenazas y hostilidad de Estados Unidos, incluso a cuantas agresiones a cometido, y ripostó siempre con gallardía viril, al punto que le franqueo armas aquí y en otras muchas tierras del mundo.

 

Para medir la fortaleza de las armas cubanas, no sería aconsejable buscar el potencial militar de su ejército,  o Fuerzas Armadas Revolucionarias, que es como más nos gusta llamarlo, por constituir una institución de orgullo patrio, porque incluso, pertenecer a ella es motivo de mérito social, sino habría que medir el poderío en cuántas armas tiene el pueblo en sus manos para defender a la Patria.

 

Sí hablamos de cuántas armas, es porque desde cinco décadas atrás, desde el triunfo revolucionario de 1959, el Gobierno les dijo a los cubanos en voz del Comandante en Jefe Fidel Castro, toma, aquí tienes, defiéndete, y así lo hicimos, con la impronta del Comandante Camilo Cienfuegos de que el triunfante Ejército Rebelde era el pueblo uniformado, y con esa máxima, somos millones los que sabemos lo que podemos perder si nos dejamos quitar la verdad irreversible de ser Nación libre y soberana,  y además, antiimperialista.

 

Pero ya no hablemos de números de armas, sino de la condición de pueblo pertrechado de una conciencia política que no ha podido debilitar el imperialismo yanqui con todo su arsenal nuclear, económico y subversivo, y todas sus agencias de penetración ideológica y agentes compradores de        conciencia, incluso, ni con el riesgo de la asfixia económica, financiera y comercial que supone su bloqueo al que ellos llaman embargo.

 

Y es verdad, Fidel nos llamó a la invulnerabilidad militar, con previsión táctico-estratégica y preparación combativa en la que no solo participan los soldados, sino también todo el aparato estatal institucional y las masas, que en sus comunidades urbanas y rurales están organizadas en Brigadas de Producción  y Defensa, para aplicar a los agresores la filosofía de la Guerra de Todo el Pueblo, desde cada territorio con las armas en las manos.

 

Por eso es que nos preparamos, para evitar la guerra, tal vez, y en definitiva hacer pagar muy caro cualquier osadía invasora, y eso es lo que justifica este Ejercicio Estratégico Bastión 2013, a modo de ajustar los planes y dejar clara la  sentencia del General Antonio Maceo de que “quien intente apoderarse de Cuba solo recogerá su suelo anegado en sangre, sino perece en la contienda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TODOS CON EL AMARILLO AL PECHO

 cinta amarilla 10

 Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 Y de pronto, por el llamado del héroe antiterrorista René González, el color simbólico de todos los dignos, el amarillo es color de todos, por una causa que el mundo a abrazado: la libertad para Los Cinco, esos que por salvar a cubanos y norteamericanos del flagelo del terrorismo contrarrevolucionario, son  hoy prisioneros del imperialismo en cárceles de Estados Unidos.

 

Las ideas originales se han llovido a lo largo de todo el país, y más allá, porque oídos receptivos movilizados por la clamada liberación escucharon la convocatoria de René y los individuos y grupos solidarios se sumaron a la iniciativa, y así el tinte del girasol escapó de los jardines y las florerías, y son cosechadas en los hogares donde late el patriotismo.

 

Algunos lograron las cintas amarillas satinadas en las tiendas comerciales, pero otros buscaron viejas recorterías de tías, madres y abuelas, y aquellos otros que buscaron una prenda de vestir en desuso: blusas, camisas o pantalones e hicieron el corte para sacar la cinta que en lazo llevan el mensaje a sus torsos.

 

Alguien dijo que tenía un pulóver amarillo y lo combinaría con un sombrero de yarey que pintaría de ese color, y así se presentaría este día 12 de septiembre en su centro dee trabajo, en conmemoración de los 15 años que se cumplen del encarcelamiento de los antiterroristas cubanos, gracias a la conjura infame  del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la mafia política de Miami.

 

A un vecino le oí decir que confeccionaría un papalote que pintaría de amarrillo y lo echaría a volar bien alto, a ver si Barack Obama le tira un vistazo allá en Washington y ordena justicieramente que se abran los barrotes de las celdas del crimen político que cometen contra ellos y Cuba.

 

Pintura amarilla de acuarelas, temperas y oleos tiñeron otros recursos como cartulinas, hojas blancas de oficina, cortezas de árboles y hasta láminas de aluminio fueron llevadas a la convocatoria con el color de la lealtad y el amor que además, cuelgan en ramos, girasoles y otras confecciones de los árboles, puertas, ventanas, antenas de automóviles…

 

No pudo ser de otra manera para este día, aunque fue tanta la premura en dar respuesta, que al otro día de la alocución de René González, muchos sacaron su emblemática alusión color del sol, que ahora es de un pueblo que  no desmayará por la certeza del Comandante en Jefe Fidel Castro de que ¡Volverán!,  y por eso la cinta de color amarillo en el pecho.

 

Y ese pecho será cubano, masivamente, pero también norteamericano, guatemalteco, venezolano, y lo dicen los mensajes que llegan a Cubadebate de esos y otros países de América Latina, del Caribe, de Europa, África y Asia, porque en esos continentes y regiones late el clamor justiciero.

LA EMBLEMÁTICA REALIDAD ESCOLAR DE CUBA

Todos a la escuela.  Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 Hace apenas unas horas, andando con mi hijo Ulises, de 17 años, hacia la biblioteca provincial José Martí, de esta ciudad de Las Tunas, en el oriente de Cuba, escuché una frase indignante de un hombre que vive ahora como nunca se lo imaginó: “Tu sabes que este  gobierno no regala nada”, fue la mierda que dijo el individuo, de tercera edad y obeso por demás.

 

Y no voy a hablar, o enumerar, las tantas gratuidades que el pueblo cubano ha disfrutado a lo largo de casi 55 años del triunfo de su Revolución, porque sería estéril pues el mundo sabe que el odio de Estados Unidos hacia Cuba se debe a que nuestro país es un mal ejemplo, debido a que acá los servicios de salud, educación, cultura, seguridad y asistencia social, subsidios y prestaciones en especies son totalmente gratuitas.

 

Incluso los ciudadanos de tercera y cuarta edad, y hasta en las aspiraciones de los 120 años, las atenciones todas de geriatría se hacen gratuitamente, con personal profesional altamente calificado; eso lo saben muchos en el mundo y el gobierno yanqui castiga a Cuba por ese mal ejemplo, en tanto la  bloquea económica, comercial y financieramente, incluso le roba marcas comerciales de prestigio internacional, como la Havana Club.

 

Precisamente en  una de esas conquistas del socialismo cubano me quiero detener, a propósito de que recién se inauguró el nuevo curso escolar y los cubanos, por millones,  gratuitamente han vuelto a las aulas,  o los preescolares viven por primera vez las emociones del bullicio de una escuela de primer grado, uniformaditos todos,  hembras y varones.

 

Esa es la realidad cubana de este más de medio siglo de revolución, sin facciones disputándose el poder político, sin golpismo militar ni legislativo como suelen ocurrir todavía , cuando se dice que la democracia del voto electoral  no asimila ya revoluciones por la vía de las armas,. Sin embargo Egipto, Honduras y Paraguay atestiguan otra cosa.

 

En 1958, unos días antes del triunfo de Fidel Castro Ruz y sus tropas rebeldes, la situación cubana era otra, igualita a la que este domingo 8 de septiembre de 2013 refleja el diario Juventud Rebelde, que en su primera aplana dominical dice: Se llega al Día de la Alfabetización con 67 millones de niños sin asistir a la escuela primaria y 72 millones de adolescentes desvinculados de la secundaria.

 

Eso porque en muchos países no se construyen políticas para el bienestar social, como hacen otros países, no ya Cuba que es un paradigma en  la materia, sino otros que hasta hace poco eran víctimas del desgobierno como Bolivia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, entre otros.

 

Tengo la más triste experiencia, en tanto alegre porque en aquel glorioso Primero de 1959, el del día de la victoria, una semana después yo cumpliría 11 años y no había tomado todavía un lápiz y una libreta para aprender a leer y escribir, sin embargo, meses después, en la misma escuelita de campo que mi papá construyo al lado de mi casa y siempre estuvo vacía por falta de maestro, aprendí las primeras letras de luz y conocimiento.

 

Gracias a eso después fui a la universidad y me licencié en periodismo, en un tránsito absolutamente gratuito, de la misma manera que la habilitación en pases de grados inferiores y la entrega de lápices, libretas y libros; era resultado de la política presentada por Fidel en el Programa del Moncada,  implícito en su alegato La Historia Me Absolverá, cuando se defendió de las acusaciones por aquell acción contra la dictadura de Fulgencio Batista.

 

El hijo que me acompañaba, ahora con 17 años, se hará profesional en la actuación,  en una escuela bella y moderna de la vecina ciudad de Bayamo, de la provincia Granma, como antes accedió al título en la carrera de danza, en la escuela de arte, de Las Tunas, y sin que a nosotros sus padres nos costara un centavo.

 

Esa es la verdad de Cuba, no la de los que blasfeman y despiden veneno resentido contra una obra social integral, que muy pocos países en el mundo pueden mostrar, ni siquiera los más ricos del mundo.

 

Latinoamerica y El Caribe Conmemoran en Santiago en Cuba

 Acto por el Aniversario 60 del Asalto al Cuartel Moncada. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Por Ulises Espinosa Núñe

ulisesen@enet.cu

Foto de Cubadebate 

Latinoamericana y caribeña, así fue la conmemoración del Aniversario 60 del asalto al cuartel Moncada, que estuvo presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba,  junto a otros mandatarios y jefes de gobiernos de Centro, Suramérica y el Caribe, quienes junto a otras delegaciones internacionales, vinieron a testimoniar el reconocimiento a los valores históricos de aquella gesta liderada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 26 de julio de 1953.

 

Conjugada con expresiones artístico culturales y políticas, la celebración tuvo la particularidad de que cada dignatario tuvo la oportunidad de expresar su visión histórica de la trascendencia universal de aquel acontecimiento político militar de Santiago de Cuba, a partir del cual los pueblos de América Latina y el Caribe tuvieron un despertar de lucha emancipadora, subrayó Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

 

Maduro destacó que la recuperación de las fuerzas revolucionarias cubanas, el desembarco de los expedicionarios del yate Granma, la insurrección armada y el triunfo de enero, trajeron por consecuencia una Revolución que es hoy la responsable de que América Latina y el Caribe estén de pie, consolidando la unidad.

 

También, los presidentes de Uruguay, José Mujica; de Bolivia, Evo Morales; de  Nicaragua, el Comandante Daniel Ortega; el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, y varios primeros ministros de Las Antillas, agradecieron a Raúl su invitación a estos festejos, y poder expresar su gratitud por la amistad y solidaridad desinteresada de Cuba, con su ayuda al desarrollo económico y social.

 

Resaltaron, asimismo, el carácter internacionalista de la Revolución Cubana con  la implementación de colaboración en las esferas de la salud, la educación, el deporte, las ciencias y en otras disciplinas que han coadyuvado a elevar la calidad de vida de sus respectivos países, como patentizó Evo Morales, quien aseveró que gracias al programa cubano propuesto por Fidel de la Misión Milagro, son hoy más de 700 mil los bolivianos que han recuperado la visión.

 

Todos tuvieron palabras de elogió para destacar que Cuba Socialista no solo ayudó a sus pueblos a implementar proyectos de desarrollo, sino que fue una luz de esperanzas en la lucha contra dictaduras opresoras con  movimientos liberadores, que tuvieron en la Isla protección y solidaridad, en tanto fue capaz de que con sus propias fuerzas armadas participara en gestas que           condujeron a la liberación de  numerosos países, principalmente de África, entre ello Angola, Namibia y Sudáfrica.

 

Todos los oradores coincidieron en condenar el bloqueo económico, financiero y comercial y las agresiones terroristas de los Estados Unidos, en su intento por rendir a Cuba, mientras elogiaron la bravura de los cubanos por su resistencia y firmeza frente al imperio, que no ha podido hacer  mella en la lealtad a Fidel, a Raúl, a la Revolución y el socialismo,  ni en la determinación de continuar el camino elegido por voluntad popular.

 

Palabras especiales para la dimensión histórica y universal del Comandante en Jefe Fidel Castro, y de quien reafirmaron lo aprecian como un líder de talla mundial y prócer de las luchas y conquistas de los pueblo de América Latina, el Caribe y el resto del mundo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres