Blogia
Sabanilla

Lo que se discute en Cuba, hoy

Lo que se discute en Cuba, hoy

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

La campaña mediática anticubana, cuya cabeza yanqui pasó su cuerpo insostenible en norteamerica a los europeos, lo que pudiera suponerse una nueva ola traspolada de mentiras contra la Revolución, el gobierno y el socialismo cubanos, por una supuesta violación de los derechos humanos, pero es la continuidad de lo mismo, desde el triunfo revolucionario del primero de enero del año 1959, del siglo pasado.

 Ya en enero de ese propio año, Estados Unidos acusaba al Gobierno Revolucionario de Cuba de una cruzada de crímenes, en momentos en que los Tribunales del pueblo aplicaban justas condenas, a quienes habían cometido crímenes al servicio de la dictadura de Fulgencio Batista, cuyas hordas asesinaron a más de 20 mil cubanos durante sus siete años.

 Precisamente, en aquellos tiempos, cuando en las calles y caminos rurales aparecían los jóvenes torturados y muertos a manos de la dictadura, de Estados Unidos y de Europa no se lanzó una campaña contra aquel genocidio, y en aquel caso sí morían los presos en las cárceles, fueran políticos o comunes, víctimas de la felonía fascista de Batista y su camarilla.

La campaña de ahora anda detrás de un pelo del león, porque un recluso común aceptó convertirse en marioneta política de los mercenarios internos, a costa de su vida en huelga de hambre, por exigencia chantajista que ningún gobierno en el mundo aceptaría. Una huelga de hambre que no fructificó en una extrema estupidéz por un televisor, un teléfono privado y otros privilegios en su celda; el ciudadano murió al servicio de la política yanqui contra la Revolución, y estaba preso por delitos comunes.

 El cada vez mayor prestigio de Cuba en la arena internacional, sus éxitos en política exterior y la diplomacia, la inquebrantable solidéz de la Revolución y la resistencia nacional, son algunos elementos del origen de esta campaña, sin embargo creo, muy personalmente, que la verdadera causa está en que el señor presidente Barack Obama, a modo de maquillaje a su mentirosa campaña electoral, respecto a Cuba pasó el balón al campo de la Unión Europea.

 Quiere ahora internacionalizar una cruzada anticubana,  y para ello pudo contar con los ya nada orgullosos lacayos europeos, quienes antes le sirvieron para agredir a Yugoslavia, a Iraq y Afganistán y extender su fuerza OTAN hasta las fronteras de Rusia; tal vez mañana estén dispuestos al servicio USA  para bombardear a Irán y Corea Democrática, por mentiras de otra índole: la amenaza nuclear, que bien conoce esa servidumbre como buen pretexcto.

Pero el caso es que Cuba acopia otros muchos éxitos, como aquel en que la Isla fue llamada a integrar el Grupo de Río, el 14 de noviembre de 2008, o el otro gran suceso del 3 de junio de 2009, cuando en San Preso Sula, la Asamblea de la OEA dejó por aclamación sin efecto la resolución que la excluía del concierto gubernamental de América, además de invitarla a regresar a la OEA, y por las continuidas visitas oficiales y privadas de mandatarios latinoamericanos, que llegaron para reafirmarle de manera individual, su solidaridad.                                                                                                   

 Y en ese contexto, en la Asamblea General de las Naciones Unidas 187 países votaron contra el bloqueo que Estados Unidos impone a La Mayor de las Antillas en lo económico, comercial y financiero, pero también cultural, científico, deportivo y de otra índole, en tanto los cubanos en su cotidianidad, andan por otros rumbos internos, porque nada se ha alterado en lo social y político, y busca reorientar su modelo económico, sin regalar nada al enemigo histórico.

Sin regalar nada, porque la reestructuración económica en su gestión y control, la están planteando los cubanos desde que se inició el Período Especial en 1992, pero desde una perspectiva revolucionaria, puesto que el capítalismo nada tiene que ofrecer a un pueblo que lo conoció muy bien, y que es el mismo que tiene sumido en calamidades extenuantes a otros países en América Latina, a los cuales Cuba tiene que ayudar en muchas ramas; Haití es un ejemplo histórico de capitalismo, como ahora lo son Grecia, Portugal, España, Inglaterra y los propios Estados Unidos.

Sabanilla le ofrece algunos de esos puntos de vista que cada viernes publica el periódico Granma, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, de manera pragmática, como ya antes los cubanos en asambleas populares en sus barrios se habian pronunciado sobre aquella pregunta que les envió el presidente Raúl Castro Ruz, sobre cómo quería el pueblo fuera el futuro de nuestro país, y nadie pidió el retorno al capitalismo, sino continuar con el socialismo, aunque mejorado estratégicamente.

 Europa vive una época de dictaduras de gobiernosderechistas pasadas por democráticas según resultados electores, y esa es la razón de que Reyes, Condes, Marqueses, Lores, Duquesas, Príncipes y Princesas se hayan puesto a la orden del imperio, que desde el norte de América los gobierna cuando ya han perdido orgullo y honor, capas y espadas:

Me opongo

 Al igual que que me opuse con las armas en las manos a la represiva dictadura de Batista, y a todos los que han tratado de arrebatarnos la Revolución en este medio siglo, me opongo, discrepo disiento y estoy en desacuerdo con con muchas cosas.

 Me opongo a los que defienden a capa y espada los esquemas organizativos y productivos que ya agotaron su papel en la historia, por ejemplo, los que consideran que hay que mantener a toda costa y a todo costo a los timbiriches y a sus entidades administradoras, porque eso representa al socialismo. Mentira: socialismo es la propiedad del pueblo sobre los medios de producción, pero no todos, sino los básicos, los que de verdad definen la economía de un Estado.

 Discrepo de los que consideran que la propiedad privada se contrapone al socialismo, Depende de qué propiedad hablamos. No es lo mismo la propiedad privada que la posesión en usufructo de un minúsculo pedazo de tierrade tierra o sobre una chaveta para arreglar un zapato, que la propiedad sobre una industria metalúrgica o un  pozo de petróleo.

 Discrepo de los que ven la caida del socialismo en que un grupo de albañiles creen una cooperativa para areglar paredes o construir una casa, o un plomero que arregle una tupición, o un mecánico que repare un carro, o un soldador que haga una ventana, o unos gastronómicos operando de forma cooperada su centro de servicios, que antes era estatal. Todos comprando los recursos en un centro autorizado, pagando sus impuestos, teniendo derecho a los beneficios de la Seguridad Social.

 Disiento de los que estiman que debemos fomentar una sociedad de ¨desviadores de recursos.¨ Millones de ventanas y puertas de nuestro país tienen rejas metálicas. ¿De dónde han salido los materiales? Cuando a uno se le rompe un carro o un equipo electrodoméstico, a ¿quién acude? Cuando hay que repellar una pared, qué entidad estatal es capaz de hacerlo al día siguiente?

 Estoy en desacuerdo con los que consideran que el socialismo es una cosa inamovible, estática, y que todo cambio generará su destrucción. Es lo contrario: socialismo que no cambia, que no se adapta a las nuevas situaciones, está condenado al fracaso, acuérdense del socialismo europeo.

 A. Ríos Hernández

 Hay que hacer cambios pero no tan a la carrera

 Se puede estar o no de acuerdo con las opiniones de cada lector, lo que sí creo que merecen nuestro respeto, pues es su manera de ver y apreciar la dificil situación que tienen muchas unidades menores y el deficiente servicio que prestan; igualmente exponen su criterio de cómo podría resolverse el problema, planteando algunos que es el momento de hacerlo sin demora; estoy de acuerdo que hay que hacerlo, pero no tan a la carrera, no sea que se cometan errores y caigamos en que ¨el remedio resulte peor que la enfermedad¨. No olvidemos que la situación no es fácil, sino muy complicada y debe actuarse con mucho tacto, evitando así permitirle el juego al enemigo, quien  se aprovecha de todo.

 A muchos no le gusta ni agrada el térmico privatizar. Yo me pregunto ¿por qué temerle, si de aplicarse iría acompañado del debido control? Ahora bien, podemos utilizar otros términos, tales como cooperativizar, asociar, arrendar, etc. Cualquiera de estas formas que se emplee, que en esencia es lo mismo, debe estar debidamente controlada y fiscalizada por personal calificado.

 Estamos plenamente de acuerdo con distintos planteamientos respecto  a que el Estado puede facilitar el local _y hasta autorizar su construcción_, y aplicar lo que se establezca en cuanto a impuesto y otros, todo lo cual quedaría claramente plasmado en un previo contrato. Mucho se ahorraría el Estado, especialmente en lo económico, aplicando  todo esto en las unidades pequeñas de gastronomía y de múltiples servicios de todo tipo, cuyos administradores y empleados, aparte del robo y la corrupción, poco o nada les importan el buen o mal servicio que prestan, pues al final su salario está asegurado, con independencia de las pérdidas que tenga su centro de trabajo.

 […] Estoy seguro de que el Estado y sus instituciones, conocedores plenamente y conscientes de la situación trabajan sin descanso por cambiar para más y mejor nuestro socialismo.

 J.I. Peña Nava

 El socialismo no se fortalece con recetas capitalistas

 He leido varias cartas publicadas en el periódico, con apología a la privatización de actividades de los servicios. En especial me inspiré a escribir con la que apareció el 23 de abril, utilizando como título uno de los conceptos de Revolución expresado por Fidel ¿Será que cambiar todo lo que debe ser cambiado es aplicable, para la utilización de fórmulas capítalistas o ese elemento debemos hacerlo nuestro en el cotidiano, para que el socialismo se fortalezca.

 La pequeña producción mercantil es la génesis del capitalismo, y Marx, en la conclusión del primer tomo de El Capital, expres: ¨: le llega la hora a la propiedad, los expropiadores serán expropiados¨.

 En nuestro país hace más de 50 años llegó la hora a la propíedad privada y nos dejó muchas secuelas, basta señalar las analizadas por Fidel en La Historia me absolverá, tales como el problema de la tierra, la industrialización, la Educación, la Salud y la Vivienda.

 En mi provincia, con un solo paso dado el precio del pelado se ha multiplicado por diez. Asi sucederá con el resto de los servicios, o aún peor, siendo el único perdedor el pueblo trabajador.

 El socialismo se perfecciona eliminando categorías del capitalismo, aplicando el pensamiento económico del Che, tal como recomendó Fidel Castro en el XX Aniversario de la desaparición física del Guerrillero Heroico.

Con estos cantos sirenas no hacen más que alentar al capitalismo, le hacen el juego al Carril II de la Ley Torricelli y a las aspiraciones del imperio de revertir nuestro proceso.

 Ya Fidel Castro nos advirtió el 17 de noviembre de 2005. Utilicemos sus consejos y hagamosle guerra al descontrol, a la falta de exigencia, al paternalismo, evitando las caídas hacia arribay logremos, junto a un fuerte trabajo político ideológico, aplicar el concepto de Revolución en todas sus dimensiones, con la acción diaria, sin frases vacías; cuando utilicemos palabras de Marx, Engels, el Che y Fidel que sea porque las hicimos nuestras, y estemos dispuestos a defenderlas con categorías socialistas y toda la fuerza de nuestros corazones.

 El sentido de pertenencia se logra con la formación de valores y convicciones, profundizando en la Batalla de Ideas.

 C. Tamayo Tamayo

  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres