Blogia
Sabanilla

Política

LA MALDICIÓN DEL MEDIO ORIENTE

                   

Por Ulises Espinosa Núñez

ulises@rvictoria.icrt.cu

 

La fragmentación del la unidad de credo aparente en el Medio Oriente y de las naciones del norte de África, inclusive de Europa emn tornos al Islam, es ahora un  teatro de operaciones militares, en primer lugar porque las posiciones ideológica, políticas y económicas en torno a oro negro, gracias al sometimiento al patrón de todos ellos, Estados Unidos, deja indefensos no ya a los gobiernos, sino a los pueblos, víctimas de  la guerra de un lado y otro.

 

Pero si unas no tienen tropas desangrándose en territorio vecino, o inyectando apoyo logístico a un bando, al menos están dentro de un área de influencia política que por lo regular beneficia a quienes debieran estar conjurando los peligros de invasores apetentes de riquezas a las que aspiran a cualquier costo que no pagan la OTAN ni Estados Unidos

 

Esa región, siempre con sus diferencias, fue de por vida una geografía armónica con la excepción maldita de Israel, que por argucias y estrategias futuristas de Occidente, la dio pesebre para que naciera como ciclópea figura en cuyo ojo solamente ve tierras palestinas para su expansión, o países vecinos que por su fortaleza y diferencias de posiciones, son sus enemigos; Israel es tan peligrosos para Palestina como para los demás vecinos.

 

Fue convertido en potencia nuclear para la impunidad agresiva, es decir agredir a quien se le antoje, sin riesgos de respuestas enérgicas, como muy bien le pudiera llegar de Irán que no le teme y le ha advertido que de ser agredido u obligado a intervenir en una guerra regional, le haría pagar apocalíptico precio por su villanía.

 

Palestina, Siria, Irán, Egipto y otras naciones nunca han agredido o amenazado a la tierra judía, mientras el gobierno de esta, a todas luces fascista, estuvo o está presto al ataque, pero afortunadamente ahora está a peligroso punto de mira para una respuesta que le partiría definitivamente las rodillas, y ya para que  no se levante nunca más, en primer, porque después del primer disparo la guerra se desencadene de manera incontrolable, porque varias potencias nucleares tienen intereses vitales en esa región.

 

Y ahí está la maldición del Medio Oriente, en un Israel que vive pegado a Estados Unidos como un niñote que no quiere dejarle a la madre el seno, y como amantado a todo pezón nació y creció fuerte, ahora peligrosamente poderoso, pero vulnerable si la unidad del Islam se reconstruyera entre aquellos que fueron hermanos de credo y hoy enemigos atrincherados detrás de los pozos de petróleo.

En tanto, con Palestiona en el epicentro del expansionismo sionista, a la geopolítica occidental y su camarilla, no le duelen los cientos de niños, mujeres y ancianos que mueren bajo las bombas y los cohetes de Israel, ni la ruina en que es convertida la superpoblada Gaza.

 

No identifiquemos de dónde a dónde, pero es innegable que los cohetes nucleares se están apuntando, y si se disparan, los culpables serán Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, por haber creado un Israel que endemoniadamente se ha convertido en la maldición del Medio Oriente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿QUÉ TENDRÁ DE SUAVE LA GUERRA NO CONVENCIONAL?

       afp                  

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

La violencia inaceptable es la que le conviene a los imperios occidentales si proviene de un país o gobierno contestatario, porque es fácil tomar como botón de muestra para acusar violaciones de los derechos humanos, para argumentar que prevalece la ingobernalidad,para intervenir y por tanto, y habría que llamar a elecciones, en este caso Venezuela, para el que no han faltado pronunciamientos de quienes gustan explotar coyunturas para en río revuelto sacar alguna ganancia; todo esto cuando los estados soberanos tienen todo el derecho para combatir revueltas fascistas como las de la nación bolivariana, Ucrania, Siria…

 

No hace mucho tiempo atrás, Estados Unidos, la Unión Europea y la jefatura de la OTAN buscaron buena tajada con supuestas revoluciones primaverales de algunos países árabes, y claro esta, con buen provecho, pues había lideres políticos que no eran del agrado occidental como Muanmuar el Gaddafi,  a quien le descargaron bestial ataque aéreo y terrestre que concluyó solo cuando el lidere libio fue asesinado cobardemente.

 

La violencia impuesta fue protestada solo cuando El Gaddafi ripostó con las armas obligadas a tomar en defensa de la soberanía del país, porque para los politólogos de occidente, aquellos no era obra del terrorismo internacional, y los agresores no eran tales, sino rebeldes y por eso la violencia obligada por necesidad no se podía aceptar, para justificar la orgía criminal.

 

Entonces la violencia, para Estados Unidos, Francia, Inglaterra y otros lacayos, era de las autoridades del país norafricano, a la cual se le negada el dercho y obligación a la autodefensa, además de la cruzada política que condujo a la aprobación de una Resolución agresiva e intervencionista del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidades, que en mala hora no vetaron Rusia y China, con lo cual firmaron la patente de corchs devastadora de Libia.

 

Con esos mismos elementos, ahora en la situación siria tampoco hay agresores mercenarios, sino represalia,  abusos y violación de los derechos humanos del gobierno de ese país, y nuevamente la campaña internacional, llamada  a Consejo de Seguridad, complicidad de otros, y sin dudas, en  el escenario protagónico contra Saadab, la Unión Europea, por intereses geoestratégico, apuntando a Irán.

 

Algo similar en  Ucrania, pero allí los perversos eran las Autoridades  de Seguridad Pública de Víctor Yanukovich, el presidente, derrotado mediante golpe de Estado, acusado todo el tiempo de ser el agresor, y todo porque apropiándose de esta gran       república ex soviética, pondrían la frontera de Rusia a una pulgada de las  botas de los soldados de occidente, particularmente de los norteamericanos, que con la OTAN están empeñados en el cerco a esa potencia.  

 

Pero, tanto en Siria como en Ucrania las ganancias han sido muy pocas, y en el caso del país árabe, la firmeza gubernamental conjuró de los inminentes peligros, además de contar con la solidaridad de Rusia y China, que vetaron una Resolución del Consejo de Seguridad, para evitar el imperdonable error cometido en el caso libio. Los terroristas tomaron Kiev, pero no gobiernan Ucrania y la táctica se les fue como el agua entre los dedos.

 

Lo de Venezuela, con la misma fórmula, tampoco trajo frutas maduras, y la violencia develó el desgaste político de la oposición, ya sin fuerzas para imponerse en las urnas electoralmente, mientras los guarimberos como fuerza de choques, solamente han servido para destruir y recabar la ayuda de una intervención yanqui y en lo cual  se quedaron en  la cuneta sin apoyo popular, que ni dentro de la derecha encontró.

 

Lo pescado en esas revoluciones de colores, si bien trajeron algunos vientos deseados, no es menos cierto que las criaturas devenidas son monstruosas,  como es la caso de Libia, donde en vez de líderes políticos quedaron jefes de tribus armadas hasta dejar al país como un tablero, donde cada casilla es una posesión señorial.

 

En Ucrania, por ejemplo, lo preocupante es que se queman hasta las fotos de Lenin, los libros, y se exalta a gran escala la figura de Hitler, el mismo que quiso hacer desaparecer esa nación cuando invadió a la URSS en  1941, y millones de sus nacionales murieron en defensa de la patria, mas los revanchistas pretenden retrotraer la historia, y esa es la violencia deseada por occidente, por Estados Unidos,  pero como siempre, aquellos vientos trajeron otras tempestades.

 

Es el fascismo vestido de opositor, en lo que la disyuntiva era enfrentar a los inconformes, porque tal presidente  no es de su agrado, y entonces, en vez de esperar otra oportunidad electoral, arremeten contra el Estado, la seguridad pública, y asesinan, hasta que aparecen los aliados estratégicos, los defensores de los derechos humanos en occidente, y venga la meta, a derrocar gobierno a golpes suaves o con la nueva tecnología de la guerra no convencional.

 

Y vemos las consecuencias: Ucrania fragmenteda a esta altura con Crimea y Sebastopol bajo la sombrilla rusa, pero como entes soberanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ELEVACIÓN A LA INMORTALIDAD

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución

Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

Hugo Chávez, otro extraordinario Comandante de América Latina y el Caribe, llegó con fuerza telúrica, una especie de tsunami político que abrazó con amor y pasión patriótica la causa de la Segunda Independencia para las Naciones al sur del Río Bravo y al emblemático entorno insular de Las Antillas, empeño al que se sumaron pueblos y líderes, hasta consumar el sueño de Simón Bolívar y José Martí, dos paradigmáticos símbolos de Venezuela y Cuba.

 

Su breve vida dejó una obra inmensa que se lo entregó a la inmortalidad de los próceres, tal vez con la inconclusa construcción de un vivir más pleno,para su pueblo, pero sí con el sabor de colosales conquistas como la plena independencia y soberanía del país, la dignificación de la mujer, los indios, la niñez y juventud excluidas de todo derecho, reservado para los del poder económico.

 

El ascenso de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela, constituyó la liberación del abandono para los pobres inmersos en una pobreza que demandó un Carachazo para denunciar el hambre, la falta de empleo, la carencia de escuelas, maestros y profesores, ausencia de prioridades en la salud pública, metas en cuya conquista aunó también los sueños frutados de las masas.

 

El Comandante venezolano logró devolver seguido de su pueblo los valores patrios: Simón Bolívar, Miranda y otros volvieron a ser los próceres de los llaneros y de los serranos, la historia nacional regresó a la conciencia popular en cuadernos y libros, las ideas del Himno del “Bravo Pueblo” adquirieron hondo sentimiento del ser para sí, gracias a la nueva Constitución, esta vez bolivariana, que Chávez les entregó, con derecho para todos, en un socialismo propio.

 

Algo muy importante en el espectro venezolano es que el Comandante Bolivariano logró construir una nueva Patria para todos, y en eso el pueblo lo siguió mayoritariamente, porque era algo justo y digno, sin embargo a la altura de 15 años de chavismo, los que lo tenían todo no quieren compartir nada con los que  no tenían nada,  y por eso los guarimberos fascistas quinta columna, hacedores de motivos para la injerencia imperialista.

 

Pero las causas de la inmortalidad de Hugo Chávez, en el primer aniversario de su fallecimiento, están en que su pasión latinoamericanista y caribeña lo afianzó como el más joven prócer de la región, porque para ella logró unir otros pueblos y gobiernos para cumplir aspiraciones bicentenarias de unidad, y por eso, entre otras obras, la constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

 

Y más: el ALBA, otra audacia política que logró con Fidel, y de igual manera Petrocaribe, para ayudar a los países económicamente en desventajas, MERCOSUR, en ruta hacia las economías del sur, y el UNASUR, una especie de barrera a la impunidad intervencionista de Estados Unidos, y por esa seguridad para el futuro, no sin peligros desestabilizadores, el Comandante Hugo Chávez se fue físicamente, pero quedó en la inmortalidad.

 

 

NUEVAS ESTRATEGIAS, LOS MISMOS PELIGROS

Gran Marcha de la Juventud por la Paz y por la Vida realizada el sábado 15 de febrero de 2014, en Caracas, encabezada por el Presidente Nicolás Maduro. Foto: Prensa Presidencial/ Miraflores            ESTRATEGIAS 

 

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

Foto de Prensa Latina

 

 

El mundo, como ya afirmó tiempo atrás Eduardo Galeano, está patas arribas, muy lejos de los días en que las frases revolucionarias aparecían en boca de los contrarrevolucionarios como arsenal diversionista, de preceptos robados a la izquierda por los ideólogos de la derecha internacional; eran los días en que Estados Unidos y sus centros de poder, post Unión Soviética y campo socialista, tenían la sartén cogida por el mango, como decimos en buen cubano.

 

Eran los tiempos de la dispersión del pensamiento progresista, el arrugamiento de partidos revolucionarios, el supuesto fin de la historia, en momentos en que, por ejemplo, América Latina era tan desunida como débil ideológica y políticamente hablando, y claro, todavía con el lastre de recientes dictaduras,  maltrecha por un neoliberalismo que vendió hasta los cementerios; el imperialismo yanqui era entonces más fuerte que nunca, y se había apoderado definitivamente de Europa y de todas las potencias occidentales que luego le sirvieron como mucamas.

 

La frases robadas todavía las usan, pero ya aquellas potencias hegemónicas,  no son tan fuertes ni en la economía, la política, ni en lo ideológico, no convencen a nadie, y el neoliberalismo fue desterrado de América Latina y el Caribe, en tanto los trabajadores europeos le han quebrado el orgullo al  culto. Estados Unidos está en crisis, el mundo le desobedece, lo aísla, y le surgen adversarios a quienes están obligados a respetar; ahora la política estadounidense, hecha siempre con las armas, tiene la pólvora mojada con  aguas rusas y chinas.

 

El Medio Oriente ha sido  el fracaso imperial en Afganistán, Irak, Libia fragmentada se le escapó, Siria es infranqueable, Irán intocable, América Latina y El Caribe crearon sus propias instituciones políticas, económicas y de defensa y levantaron el muro al  ingerencismo intervencionista, y por el surgimiento de gobiernos soberanos, aplican tácticas de desestabilización, ejemplo de lo cual son Ucrania y Venezuela, financiando hordas fascistas de violencia criminal contra los ciudadanos y las instituciones.

 

Reconocido el modus operandi, los países estrechan filas, se solidarizan y  franquean las acciones a funcionarios que son agentes de la subversión resultan expulsados, agencias disfrazadas de esto y de lo otro pierden licencias y llamadas a tomar aviones hacia otros lugares, por lo que su hoja de ruta de guerra no convencional pierde efectividad estratégica, y en fin, las aguas del Río Bravo no dan paso al Sur de la CELAC, Petrocaribe, el ALBA, MERCOSUR y UNASUR, aunque haya algún que otro camaleón.

 

Todos estos acontecimientos tienen  en ascuas a Estados Unidos y la OTAN, lo cual hace advertir que nuevas tácticas están en marcha, entre ellas la compra de quintas columnas nacionales para vender mediáticamente países supuestamente en caos, como lo hicieron algunas televisoras en Venezuela, donde le dieron punta de pies a la CNN, por difundir informaciones de guerra y otras que en sus naciones plagiaron fotos para acusar a Maduro y su gobierno de reprimir al pueblo, más todo quedará ahí, en otro chasco, porque el 82 por ciento de los venezolanos expresa su condena a la violencia que impone el fascismo.

PARA DESENGAÑO DE MUCHOS

 

Por Ulises Espinosa Núñez

Foto de Google

 Para desengaño de decenas de millones de excluidos, agrupados en un 99 por ciento frente a Wolf Strip, tal vez Barack Obama necesite de la ayuda de un poco de pistoleros del oeste y el medio oeste, para poder imponer la palabra subrayada en sus discursos preelectorales de de 2004, y ahora en 2012.

 

Al decir de los comentaristas deportivos, contra todo pronóstico, el presidente afroamericano, fue la segunda tormenta que azotó a Estados Unidos entre fines de octubre y el martes 6 de noviembre, cuando desbarató encuestas, vaticinios a boca de urna, y sobre todo, las apuestas tendenciosas de empate técnico entre el aspirante demócrata y el desorientado republicano Mitt Romney.

 

Por más que se busquen las explicaciones, los analistas parcializados o no, nunca encontrarán la lógica de sus miras estrechas, si Obama sosegadamente, desbancó las apuestas republicanas de que el rico blanco triunfaría allí donde votarían los electores pendulares.

 

Si los vituperantes  no encuentran las causas, yo sí creo tener la certeza: en el criterio norteamericano de la democracia, ahora es que ese país parece empezar a democratizarse si por ello entendemos el voto de ola mayoría electoral, si nos atenemos a que el ratificado presidente dejó tras de sí a Mitt por 103 votos  de distancia.

 

Por allá tan lejos se quedó Romney después que todos los estados pendulares cayeron en la jaba de Obama, y para desconcertar más a los observadores mediáticos y a los partidarios de las altas esferas republicanas, tres días después de los demócratas estar celebrando victoria, se anunciaba que Florida era caía también en manos del presidente.

 

Este partió al medio la naranja de la Florida, bastión de los conservadores hasta los días fraudulentos de Busch, pasado a la izquierda frente a lo que nada bueno ofrecen; pero decía tener la certeza de la causa del porqué Barack triunfó contra todo análisis, pues agrego una más:

 

Los norteamericanos e inmigrantes,  los afronorteamericanos, los desposeídos, los que pierden sus casas y no pueden pagar la renta, los soldados que regresan desequilibrados emocionalmente por tanta barbarie donde desembarcan, los que se quedan sin empleos,  los que a medias encuentran donde ganarse la vida, quienes  no tienen acceso a la salud, la educación y la igualdad, se han cansado del espíritu reaccionario de sus políticos.

 

No quieren más guerras, y sí más reinversión del fisco en sus asuntos internos para abrigar a los desamparados, y aunque Barack Obama no es la estrella deslumbrante, sí destaca por un discurso mesurado, racionalmente norteamericano, según sus tradiciones, y por eso a los que creyeron como en las últimas elecciones presidenciales, los gorilas y halcones ya no pueden contar con las ovejas de las campañas presidenciales, en lo cual parece anunciarse un Siglo XXI diferente para los norteamericanos.

 

Y Obama tendría que hacer un enroque táctico, mover las fichas hacia otro lugar, poner en el centro del tablero político a los ciudadanos y buscar con audacia y creatividad la sonrisa que los mandatarios yanquis le están debiendo todavía a su pueblo, y de paso tal vez pudiera sumar los 188 votos de la ONU contra el bloqueo a Cuba a los más de 4 millones 235 mil que obtuvo para su reelección en la Florida, a ver si hace algo por los latinos que apuntalaron sus aspiraciones.

 

Obama ya no puede con todo el peso del tradicionalismo político norteamericano, con  esa puja desordenada, hipócrita e incoherente de los políticos de ese país, que miran más para donde le conviene a ellos y no al país, lo que esté en discusión en el Congreso o el Senado, por eso sus proyectos no avanza hasta la esquina de la equidad en  la salud, la migración, la educación, el crimen de las armas en las casas.

 

Así, el poder real del Complejo Militar Industrial, de los bancarios, las corporaciones, los mercaderes, aunque le pongan silla de oro presidencial y corono imperial, Obama no podrá gobernar nunca hacia donde quiere en  lo social, para desengaño de millones de personas humildes y esperanzadas del mundo en él.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA BOCHORNOSA REALIDAD DE ESTE MUNDO

 

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

En las relaciones internacionales ya no hay diplomacia ni ética, y el respeto mutuo que se profesaban las grandes potencias era verde y los carneros se lo comieron, dando por sentado que el veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es puro teatro y que las fuerzas más poderosas de la reacción internacional, simplemente van a estar haciendo lo que se les venga en ganas, y ya deciden sobre la vida y la muerte por encima de cualquier criterio.

 

El mundo se opuso y protestó contra la guerra que se le impuso a Irak, acusado de aliado de Al Qaeda y poseedor de armas de exterminio masivo, y nada impidió que la cohetería yanqui y de sus aliados cayeran sobre ese país, como tampoco que con otro banal argumento Afganistán fuera invadido y ocupado por otra alianza, para quitárselo a los talibanes.

 

El mismo pretexto de Irak fue el que le aplicaron a Libia, para destrozar a ese país del norte africano, y Muanmar al Kadafi no tenía armamento químico,sin embargo, por ello los libios están hoy parcelados en mil pedazos, estigmatizados por rivalidades tribales y de otros intereses geoestratégicos que Estados Unidos lidera con miras a los recursos capitales que tiene el país; Libia ya no es Libia, ahora es un tablero de fichas políticas.

 

Da la gran casualidad que los países que Estados Unidos a depredado han estado conducidos por líderes cuyas posiciones políticas eran incómodas para los gobiernos yanquis del momento, como ahora ocurre con Siria,  donde                    su presidente tendrá que ser derrotado por la gran potencia, porque esa es la voluntad norteamericana, con la argucia de que usó armas químicas contra la población.

 

En fin, es la ley del más fuerte, o de un puñado de locos fundamentalistas del capital, a quienes les importa un comino poner al mundo en el borde de la hecatombe, en el supuesto de que otras potencias más enérgicas que otras veces se decidan a detener la arrogancia imperial que Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Israel, entre otras le plantan a las naciones.

 

Ya no hay leyes internacionales, ni foros colegiados regionales, Asamblea General o Consejo de Seguridad que parezca poder imponer una posición a la coalición imperialista, porque incluso ahora, el Consejo de Seguridad se opone, pero Obama atacará Siria,  y si el Congreso norteamericano dijera por mayoría, que no, la decisión guerrerista se llevaría a cabo, lo mismo que si la Comisión enviada por la ONU a investigar el uso de armas químicas en Siria, dice que no las disparó el gobierno, también habrá agresión, del tipo que sea.

 

Pero lo peor de todo es el miedo a enfrentar a Estados Unidos y sus potencias aliadas, porque si se le opusieran con firmeza y desafío en bloque, ellos tendrían que reconsiderar  su aptitud, pues no son tan fuertes: bastaría con bloqueo global a sus intereses económicos, comerciales y financieros y quebrarían, no hay dudas.

 

Supongamos que el petróleo que Estados Unidos y sus aliados reciben diariamente fuera suspendido por los proveedores,  o que no arriben a los puertos la mercancía que a toda costa necesitan, o que las transacciones financieras que hacen diariamente en sus miles de bancos cesaran y se quede sin liquides: sencillamente no tendrían  respaldo para sostener guerras ni posiciones.

 

Lo mejor que le puede suceder al pueblo norteamericano si se lanza esta nueva guerra, es que se le compliquen las operaciones de cálculos y se expanda la llamarada que habría prendido Obama, y los disparos empiecen a salir desde varios países en varias direcciones, incluso la de Israel y las flotas norteamericanas, y se empantane Estados Unidos en un conflicto que a inflado el presidente mulato, que como Premio Nóbel de la Paz, viene por su segunda guerra.

 

 

 

 

 

IMPACTO DESVASTADOR

Ver imagen en tamaño completo

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cu

 

 Ya tiraron la primera piedra, y sin  guantes ni caretas, como en béisbol al duro, y a mano limpia, le cogieron el peligroso lanzamiento, y se lo batearon, los rojos de Hugo Chávez, los que sobre el cadáver insepulto de su otro Simón Bolívar, juraron lealtad infinita al Libertador Venezolano del Siglo XXI.

 

La derecha caraqueña, desolada como el espectro de un jinete sin cabeza, que es como se deja ver políticamente, está en su peor momento, porque desorganizada, incoherente, verdaderamente acéfala en Enrique Capriles Radonsky reacciona con tal soberbia e indefensión, no atina, más que a otra cosa, a lanzar golpes realmente desesperados, golpes de ciegos para adivinar una diana.

 

Creyeron los de la fauna  reaccionaria venezolana que la intervención quirúrgica inicial, la segunda, la tercera, y el mismo hecho de tratarse de células cancerígenas, y la ulterior muerte del Comandante Hugo Chávez, les pondrían inesperadamente la presidencia de la República Bolivariana en las manos, cuando la estaban viendo a la distancia de seis años.

 

Para ellos, ingenuamente, esta muerte les supo a gloria en el primer momento, o en sus deseos y cálculos en la convalecencia,  pero la realidad ha sido otra, porque medio mundo oficial, delegaciones, amigos personales y organizaciones No Gubernamentales, se personaron en el país bolivariano a patentizar el dolor y pesares de sus seguidores ante la nefasta pérdida.

 

Es verdad que eso dolió a la derecha, pero lo peor de todo para ellos fue, el desbordamiento en lágrimas del Orinoco y el Amazonas, que vertieron           millones de hombres y mujeres, no solamente de Venezuela,  sino toda Suramérica y El Caribe, que frente al féretro fueron a decirle durante diez días, de la mañana al amanecer, que la lucha sigue por la patria nueva que él les entregó.

 

Es verdad que al pueblo de Barrio Adentro, de las Misiones,  de todas las conquistas de justicia, soberanía e independencia, la muerte de Chávez causó dolor inmenso, pero supieron reacconar sobre los retos y peligros que heredaron frente a la apetencia imperial norteamericana, y ellos pues han dicho que echarán rodilla en tierra pero que salvarán a su país, y que cubrirarán la vacante del Llanero presidente con Nicolás Maduro.-

 

Sin embargo, sin los venezolanos en mayoría perdieron a su máximo líder, la derecha perdió toda opción al poder, pues Chávez, como ocurrió con el Che cuando fue asesinado en La Higuera, se multiplicó en  cientos de miles de hombres y mujeres de a pie, muchos de ellos decepcionados de los vasallos del imperialismo asalariado en Caracas o en Miranda que en situación tan delicada por los funerales de Chávez,  en  vez de callar con ética,  se desparramaron en discursos nada serios y sí muy erráticos, al punto de afirmar eran teatrales las lágrimas de los padres, hijos y hermanos del presidente.

 

Realmente devastadora resultó para sus enemigos la muerte de Chávez, porque su efecto restó fuerzas a la reacción, ante la multitudinaria reacción de dolor del pueblo, como diciendo, en clara advertencia, que no se dejarán las conquistas y las glorias que el Comandante Chávez le enseñó a conquistar, y que con Capriles perderán, no le quepa la menor duda.

 

 

 

 

 

CERREMOS FILAS, Y NO PASARÁN LOS TRAIDORES

Por Ulises Espinosa Núñez

ulisesen@enet.cuVer imagen en tamaño completo

 Es la hora de los hornos y no se ha ver más que la luz, reza así una frase martiana dicha en el contexto de su visión de nuestra América, la cual retomo, ahora que Hugo Chávez a muerto y también todos los que llevan en sus almas y la conciencia, el pensamiento revolucionario que lo identificó con las ideas de Bolívar, Martí y Fidel Castro.

 

Los hornos están ahora en el calor político que la lucha de clases en Venezuela cubre el territorio nacional del hermano país, sencillamente porque, por un lado el fervor patriótico de los leales y agradecidos se han de abrazar al legado de su Máximo Líder, y por el otro, los traidores clamando por la muerte del Comandante de boina roja, y desafiando los sentimientos de la mayoría que lo seguía.

 

Pero resulta que el devenir inmediato de los venezolanos será el de ver, por encima de las lágrimas y el dolor, la luz ardiente del presidente que con la manos vacías, supo darle a su pueblo la convicción de la dignidad nacional y de los valores que hicieron de su país una llamarada de dignidad y justicia.

 

Seguramente que ellos, los que ahora tienen rostros, sabrán poner en lo más alto de Los Andes, las banderas del socialismo que despliega la Revolución Bolivariana, que andan de la mano de los indios, los mestizos, los negros, los blancos, los del Orinoco y las Llanuras, de las selvas y las montañas a donde llegó Hugo Chávez con la del ¡”aquí tienes”!, y no del “te voy a dar”, como expresó Fidel en su alegato La historia me absolverá.

 

Soy cubano, y tengo en mi conciencia la convicción de que Chávez, con su carisma e identificación con su pueblo y los de América Latina, El Caribe y el mundo, ganó un prestigio y liderazgo que lo hizo descollar más allá de las fronteras naturales de su patria caribeña, y eso hará inconmovible la fortaleza revolucionaria del pueblo venezolano.

 

Ese pueblo está alfabetizado gracias a Chávez y los demagogos y vendepatria ya no lo podrán engañar con promesas electoreras, porque más que su Comandante ya nada le podrán dar después de las misiones por la educación, la cultura, el deporte, la vivienda, la tierra, los discapacitados.

 

Vendrán, por la Constitución, nuevas elecciones presidenciales, pero será con la impronta de la voluntad del presidente, de que si eso tuviera que ocurrir, que sea con una nueva victoria bolivariana eligiendo a Nicolás Maduro, como el digno sustituto, para darle continuidad a la Revolución, y así pidió al     pueblo, en su dramática y última comparecencia, antes de partir para Cuba en diciembre pasado.

 

Y ocurrirá de esa manera, porque los venezolanos sabrán sobreponerse al dolor, al golpe, para a partir de ahora, con las banderas de Hugo Chávez, andar apretados como la plata en las raíces de Los Andes; así apretarán filas y los traidores no pasarán.

 

Eso pedimos a los venezolanos dignos y patriotas todos los revolucionarios cubanos, agradecidos de la unidad Latinoamérica y del Caribe que Hugo Chávez lideró hasta la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, después del ALBA, Petrocaribe y UNASUR, en fin,líder de nuestra integración del Bravo a la Patagonia.

Hugo Chávez se va y dera a su pueblo, !Maduro!

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres